Una larga ausencia

Llevaba casi 3 meses sin escribir en el blog Rumanía Empresarial. Nunca había estado tanto tiempo, y yo mismo me urgía a recuperar el ritmo de antaño. Pero por una razón u otra no tenía tiempo o no tenía ganas. O las dos razones a la vez.

La falta de tiempo es de agradecer. He tenido bastante trabajo últimamente, proyectos bonitos a los que vale la pena dedicar horas. Además hemos cambiado de despacho para estar más céntricos y eso se ha notado mucho en la afluencia de gente al Consulado Honorario. La falta de ganas denotaba, por contra, algo preocupante: un cierto desconcierto ante la situación del país. Creo que esta frase merece una explicación.

centroComo los seguidores del blog saben, llevo años – desde el 2007 exactamente – promocionando la inversión en Rumanía, especialmente en Timisoara y oeste del país. Intento resaltar los factores diferenciadores positivos que aumenten el atractivo del país a los ojos del posible inversor extranjero. Son muchos, y por tanto los he recitado convencido y de forma repetitiva, desgranándolos, como si de de las cuentas de un rosario se tratase. No he dejado de exponer aquellos puntos que el país debe mejorar según mi punto de vista, pero sin entrar excesivamente en detalle ni hacer sangre. Pero mis ganas de no incidir en las debilidades rumanas no puede obviar mi falta de entusiasmo con el ritmo de las reformas que este país tanto necesita y mi desilusión ante la lentitud del cambio. Quizá ambas razones para no teclear nada, el aumento de trabajo y el desconcierto, están ligados. El hecho es que por la primera causa viajo mucho más que antes por el país, con lo que soy mucho más consciente de algo que siempre he criticado: la falta de infraestructuras.

talgoSoy amante del tren. Particularmente no me gustan los coches. Me saqué el carnet a los 24 por obligación inducida. Nunca lo usé, y recientemente he descubierto que lleva años caducado. Pues vale. Cuando en el 2000 era director financiero de Europa del Sur para una empresa americana (con derecho a cualquier coche que quisiera) y compaginaba mi actividad entre Barcelona, París y Milán, siempre que podía cogía el tren de noche para ir de una a la otra. Mi preferido era el talgo español: cómodo, puntual, bonito, buena cena y buen desayuno, por este orden. Llegar a las 8 de la mañana a Paris Austerlitz o a la Stazione Centrale, relajado, duchado y habiendo desayunado sentado en el vagón comedor era un verdadero placer que echo de menos. En las tres ciudades nunca necesité coche, el transporte público es más que suficiente para llegar puntual y barato a cualquier destino. Hace ocho años, en mi primer viaje garaTimisoara-Bucarest cogí el tren de noche: feo como pocos, destartalado, baños comunes que rara vez funcionan, ni cena ni desayuno ni posiblemente ganas de comerlo si lo hubiera. al menos está relativamente limpio. La puntualidad es la excepción, la norma es tardar 10 horas para 580 km. Ocho años después sigue exactamente igual. ¿Qué se ha hecho en estos años para mejorar la situación? Nada.

autostrazi

A finales de 2015: Verde autopistas en uso, amarillo en construcción, negro en planificación

Pues entonces, iremos en coche, de acompañante claro, la intención es llegar. En ocho años se han construido algunos trozos de autopista. pero Bucarest-Timisoara representa 8 o 9 horas de viaje, con largos, larguísimos tramos de carretera de 1 carril por sentido, plagado de trailers colapsando la paciencia de los miles de conductores que cada día circulan por ellas y que acaban cediendo al adelanto, a menudo imprudente, por desesperación, al tiempo que leen irónicos carteles en cada pueblo que claman que “Viata are prioritate” (La vida tiene prioridad). Y entonces piensas que lo único que en verdad tiene prioridad son los intereses particulares de aquellos que no consiguen o no quieren tirar adelante la modernización del país, o que sólo la apoyarán si sacan tajada.

padure Al menos horas de carretera nos permiten a todos llegar a una conclusión: qué hermoso es este país lleno de montes, bosques, ríos y una naturaleza que ya quisieran muchos otros para sí…

Timisoara lleva años esperando una circunvalación que aligere su tráfico. No existe por incompetencia local y desinterés nacional, y la ciudad se ahoga. Ahora bien, proyectos delirantes e innecesarios que se plantean aquí y allí para distraer la atención pública, hay unos cuantos. ¿Transporte público? Nooooo, a los timisoareanos no les gusta el transporte público (quizá si no hubiesen que esperar 30 minutos entre autobús y autobús les gustaría) ¿Potenciar las bicicletas? Noooooo, estamos en la era de los coches (2016 era de los coches!!!!!!!!, quizá en los años 70 se pensaba así, ahora se busca lo contrario señor alto funcionario de la administración local)

Este martes que viene, 17 de mayo, estaré en Madrid para dar participar en una conferencia sobre “Being self-employed in Europe: Political and social initiatives to foster self employement” en el marco de la Plus Europe Association. Me han invitado a que explique a la distinguida audiencia de toda Europa qué medidas toma el gobierno rumano para promover el autoempleo como salida a la crisis, lo que en España llamamos autónomos, aquí PFA PFA(Persona Fizica Autorizata). Podría mandar una única hoja para proyectar que diga “NADA”. O más bien detallar que todo lo que hace parece pensado para desanimar el autoempleo, con una enorme subida impositiva a los autónomos este 2016 que ha provocado el desinterés de muchos de ellos a seguir ejerciendo su actividad. “No pasa nada” pensarán algunos en el gobierno, “así se contratarán en alguna de las muchas empresas que buscan mano de obra y que no encuentran al no existir paro”. Pues no, se equivocan estas mentes tan brillantes. Eso no pasará. Lo que pasará es que aquellos que querían ser PFA para poder ganar un sueldo mayor de los 450 € de media que se cobra en las ciudades y con los que cuesta vivir, van a preferir hacer las maletas y marcharse para ganar 2.000 o 3.000 € en “tarile civilizate” (países civilizados) y así es como en los últimos 2 meses he perdido 3 parejas de amigos que han decidido cambiar Timisoara por Alemania, Austria y Canadá respectivamente, si bien estos últimos ya lo habían solicitado hace tiempo. Gente joven, formada, educada, con hijos presentes o potenciales y valorada en otros países más que aquí, con lo que parece que al final se quedan los que no pueden marchar. Y sí, esto me frustra y mucho. Y entonces se me quitan las ganas de escribir. O recuerdo a Neruda en su poema 20:

NerudaPuedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir por ejemplo se nos marchan los jóvenes

Y se turnan indiferentes los ministros, a lo lejos.

Las políticas en el Gobierno giran en el BOE y cambian.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

La queremos, y a veces ella también nos quiso.

En noches como esta sentimos su valía

La adoramos tantas veces bajo el cielo infinito.

….

No quiero ponerme cursi. “Ella” sería Rumanía. Paro porque no quiero llegar a escribir que ya no la quiero. Además sería falso. La quiero infinitamente, es también mi país. Pero me revienta ver lo mal gestionada que está y pienso que sí, que vale la pena invertir en ella por las razones expuestas en mis 100 artículos anteriores en este blog, pero que en general las administraciones públicas no creen en su país más allá de los discursos, y no analizan la realidad y les importa un pepino, y que igual que en cualquier otro país occidental, cada vez suman más burocracia a una situación ya insoportable, total, no tienen ni idea de lo que sus decisiones representan para los ciudadanos y los empresarios; al menos me queda esperar eso, que podamos gritar “Perdónales Señor que no saben lo que hacen”, aunque alguno hay que lo sabe y eso sí da coraje…. Y entonces el rumanito de a pie dice que para estar hasta las narices de burocracia en Rumanía o en Alemania y pagar altos impuesto en una y más en la otra, prefiere estarlo en esta última que al menos cobra 6 veces más y puede vivir con mayor comodidad aunque eche de menos los sarmale y los mici.

Y quizá esa sea la lógica para todo el mundo: esperar hasta que la diferencia entre las ventajas y las desventajas de seguir en Rumanía, para mí aún a favor de las primeras, se reduzcan y pasen a ser menos de las que hay en los otros países de nuestro entorno y el éxodo se lleve hasta al gato.

Pero quiero creer que no. Tal como ya he dicho por algún lado Timisoara tiene una posición magnífica, tienen buenos empresarios y una pobre administración. Cluj-Napoca (ciudad desde la que escribo esta nota) tiene una posición menos privilegiada, buenos empresarios y parece que una mejor administración (al menos esto sí parece una ciudad, y no un pueblo grande). Rumanía tiene una excelente posición, magníficos recursos, un gran potencial, una base mixta de empresarios y una deficiente administración. Hablo por supuesto en general, hay empresarios con los que no tomaría ni un café y políticos a los que votaría con los ojos cerrados.

El año parece que cerrará con un crecimiento del PIB del 4%. El paro no es problema, pero no es mérito, sino desmérito de unos gobiernos incapaces de ofrecer a sus ciudadanos la ilusión de quedarse. Hablo con mucha gente y siento una cierta desazón. Otro amigo me comenta que su hermano le llama diariamente: “coge los trastos Pepe y vente a Alemania”. Y yo espero que no.

`ResponsibilityY aquí cierro mi artículo 101. Que me queje de cómo van las cosas después de 100 exponiendo lo bueno no significa nada. Es la excepción que confirma la regla. Porque si me pusiese a relatar lo que pienso de otros países, incluida mi querida España, no quedaba títere con cabeza. Quizá sea lo normal ya en la Unión Europea, y por ello tantos ingleses dicen que quieren irse, pragmáticos ellos, en parte hartos de burrocracias excesivas y políticos viviendo como ricos a nuestra costa, y victimas ellos del populismo de quien les dice que el otro es siempre el malo. Sé ya tanto de eso, he oído ya tanto que el otro es siempre el malo y que no tenemos ninguna culpa de lo que os pasa, que somos pobres víctimas de Madrid o de Bucarest o de Bruselas,  o de cualquiera que no sea yo mismo, que me sorprende la cantidad de malos que caben en este mundo…

 

Neruda 2Así que cojo el toro de mis pequeñas frustraciones por los cuernos y veo que lo domino bien, con una sola mano, y así con la otra puedo seguir adelante con mi proyecto de potenciar la presencia española en Rumanía, que falta hace pues estamos dejando pasar grandes oportunidades. Y yo mientras tanto feliz, con otro proyecto de fábrica española de alto nivel, de las que te hacen sentir orgullosos de ser español, si bien no sé de dónde sacaré los 250 trabajadores que necesitaremos…

 

José Miguel Viñals

Director General de Via Rumanía http://www.viarumania.com

Cónsul Honorario de España en Timisoara.

 

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Alvaro Liniers · · Responder

    Estoy de acuerdo con esa pequeña frustrscion mas aun cuando buscas tantos empleados, cosa casi imposible, ;-).
    Es como el viejo ese que en el lecho de la muerte a pesar de todas las prohibiciones se fumaba un cigarro aspirando fuerte y pensando: le perdono el mal que me hace por lo bien que me sienta… Hay mucho nacionalismo e imperialismo cerrado que ahoga a la gente bien dispuesta, bien educada, por su amor pasional por la patria. Te has contagiado de ese virus. Enhorabuena.

  2. BRAVO 👏👏👏

  3. Realmente solo hay dos problemas importantes, por un lado la ignorancia de los politicos y su despreocupacion ante la causa (como escribe usted) y por el otro la necesitad de nuevas infraestructuras que arrastra cual bola de nieve rodando todo lo demas, la falta de inversion, las exportaciones etc, lo que todo esto conlleva a un relantizado avance e intestable poder adquisitivo de los trabajadores y del pais en general. Lo que, en conclusion, lleva a unos bajos salarios y una desesperacion por la superviviencia huyendo a otros paises, como en mi caso, lo que provoca mas problemas para la economia rumana.
    Quisiera darle las gracias por todo lo que está haciendo por mi pais y por como muestra estas cosas en su bloc, solo espero que alguien pueda hacer algo para remediar este circo que tenemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: