Castellano, catalán y vasco: estudio en Rumanía y Szeged (Hungría). Relación con expectativas laborales.

duma-148Siendo el idioma el más importante vehículo de aproximación cultural y empresarial, ya desde antes de ser Cónsul Honorario de España en Timisoara quise saber qué interés despiertan el castellano, el catalán, el gallego y el euskera en Rumanía, y por proximidad geográfica, en Hungría. Estuve muy en contacto con lectores y profesores de Timisoara, Bucarest, Szeged y Budapest,  participé en varios eventos lingüísticos y promoví algunos otros. Ahora, desde la creación del consulado, este interés se acrecienta pues entiendo que mi misión tiene dos ejes: el económico y el cultural, íntimamente ligados, y en el segundo entra la promoción y expansión de los idiomas y culturas mencionados.

Ni en Rumanía ni en Hungría hay relaciones históricas de peso con España. La emigración en gran número de rumanos a España es un fenómeno reciente. El peso de la cultura española en estos países es escaso y los intercambios económicos aún muy limitados. La presencia de empresas españolas en Rumanía es nueva y mayormente orientada a la construcción de infraestructuras. Los proyectos industriales a largo plazo son aún pocos.

En el 2007 cuando llegué a Timisoara, y hasta que aprendí rumano, los idiomas que más utilizaba en los encuentros empresariales eran inglés e italiano, en menos ocasiones francés o alemán. El castellano lo entendían mayormente mujeres, pero el hecho que lo aprendiesen viendo telenovelas sudamericanas (la televisión o el cine se subtitulan, no se traducen) no le confería prestigio social. El inglés lo hablan muy bien todos los jóvenes y gran parte de los adultos hasta los 40 años. El italiano lo promocionaba la enorme colonia de italianos de la ciudad, entre 15.000 y 20.000 personas, dedicados a todo tipo de negocios. El alemán es importante para prosperar en la gran cantidad de fábricas alemanas de esta ciudad, sin duda las más serias e importantes y donde mejores sueldos se pagan. Además el número de estudiantes de alemán ha crecido desde que el inicio de la crisis evidenciase que Alemania la llevaba mucho mejor que el sur de Europa. También los estudiantes de francés, aunque de forma más limitada, encuentran opciones en el buen número de empresas galas de la región.

DELEEmpresas españolas apenas hay, y la crisis española ha restado mucho interés al aprendizaje con el objetivo de emigrar. ¿Quién y por qué estudia castellano/catalán/euskera? (el gallego no me consta que se estudie en Rumanía, sí en la Universidad de Budapest)

Hay una relación directa entre perspectivas laborales y el idioma a estudiar. El estudio del castellano va en gran parte ligado a esto. En este momento, simplificando, todos estudian inglés, y como tercera lengua, ellos alemán (o francés en menor medida) y ellas castellano. También el estudio de catalán y euskera es mayormente femenino.

He mandado un cuestionario a las diez secciones bilingües de Rumanía (alumnado de 13 a 18 años) en que se ofrece la oportunidad de estudiar en castellano) repartidas por todo el país, y a las universidades de Timisoara (lectorado de castellano) y Szeged (Hungría, castellano, catalán y vasco). No  he recibido respuestas de todos los centros, pero gracias a las que he obtenido se puede extraer varios comentarios de interés. De las secciones bilingües (sólo castellano):

–          El porcentaje de chicos estudiantes de español rara vez alcanza el 25%. Ellas, con 75%-90% de presencia acostumbran a ser mayoría aplastante.

–          Única excepción identificada es la de Ilfov, con 1209 alumnos de los cuales 57% hombres y 43% mujeres. Según el profesor Fausto López Salgado, “mi liceo es de formación profesional, de ahí que el porcentaje de hombres sea superior al de mujeres”

–          En el resto de secciones bilingües el castellano se estudia como sección de filología, lo que atrae mucho más a las chicas. Según la profesora  Patricia Lucas, del Liceo Jean Louis Calderon de Timisoara, “las carreras de letras aquí, como en cierto modo pasa también en España, se ven como carreras de chicas”. El profesor Felipe Rodríguez de Brasov comenta “el español es una lengua universal y lo ven beneficios para su futuro. Por otra parte bastantes tienen familia en España o les interesa mantener el idioma tras volver de vivir en España varios años. A algunas chicas les gustan las telenovelas mexicanas y venezolanas, aprenden bastante viendo la televisión.

–          Patricia Lucas puntualiza “en el liceo también se puede estudiar español intensivo, alumnos que lo estudian sin ser de la sección bilingüe. En ese caso los porcentajes se igualan. En el grupo de Matemáticas-Informática español intensivo el 60% son chicos”.

–          Los comentarios de Patricia son igualmente válidos para el Liceo Dimitrie Cantemir de Iasi, donde la profesora Mª Vicenta Revert Gandía tiene en la sección bilingüe un 26% de chicos y un 74% de chicas, mientras que la presencia de ellos crece al 40% entre los que escogen español como lengua extranjera. Para Mª Vicenta las motivaciones son dos: “ la primera la similitud de su lengua con la nuestra, y la segunda un pragmatismo de futuro, para usarlo en estudios posteriores, vida privada o ámbito laboral”

–          En Szeged (Hungría) según el profesor universitario Dr. Tibor Berta, “estudian español aproximadamente 600 o 700 alumnos en 4 institutos diferentes. En uno de ellos existe la enseñanza bilingüe húngaro-español con unos 70 alumnos”. No dispone de datos sobre proporción de chicos/chicas.

En las universidades, tanto en Rumanía como en Hungría, las carreras de letras son básicamente femeninas, por lo que los estudiantes son mayormente mujeres. En la Universidad de Vest de Timisoara, según la lectora de español Elisa Moriano el 98% son mujeres, porcentaje que se repite en la Universidad de Bucarest según el lector Adolfo Rodríguez, para quien los motivos son: 1) Salida laboral dada la creciente presencia del español en el mundo (50%) 2) Interés por la lengua sin atender a las perspectivas laborales necesariamente (30%) 3) Interés por la literatura española (10%) 4) Otras (10%)”.

En la Universidad de Szeged, según el  Dr. Tibor Berta sólo un 10% son hombres .

Institut Ramon Llull

Institut Ramon Llull

El estudio del catalán en Szeged está dirigido por la profesora Laia Serret quien comenta: “hay un total de 17 alumnos, 11 como optativa y 6 como especialización. Hay 15 chicas y 2 chicos. Hay distintos motivos, porque les gusta Barcelona, por estudiar español como carrera y les interesa conocer otra lengua románica, por interés en la cultura catalana,..”

Etxepare Institutua

Etxepare Institutua

Por su lado el euskera en Szeged lo ha estado enseñando la profesora Izaskun Pérez quien dice: “tengo 9 alumnos en Szeged y 4 en Budapest aunque otros 7 se han quedado sin poder asistir por varios motivos. Muchos vienen no por créditos sino por interés lingüístico y cultural, entre ellos profesores universitarios. Los alumnos húngaros tienen curiosidad por una lengua preindoeuropea, como la suya. Además de alumnos de hispánicas los hay de lingüística o historia. Un 60% son mujeres.

Hay por tanto algunas conclusiones que sacar:

–          El estudio del castellano en los liceos va ligado a las perspectivas de futuro laboral. La escasa presencia industrial española en Rumanía y Hungría y la crisis económica de España reducen su interés entre chicos.

–          No hay una visión del español como segundo idioma de negocios en el mundo y las oportunidades de futuro que resultan. Hay que resaltar la importancia de que casi toda América lo tiene como primero o segundo idioma.

–          Las estudiantes de castellano piensan en una continuidad laboral ligada a este idioma, a veces por filología y profesorado,  a veces en trabajos administrativos (traductoras, asistentes de dirección,…) donde la presencia femenina es mayoría.

–          El catalán y el vasco se estudian mayormente por estudiantes a su vez de castellano que quieren ampliar sus conocimientos lingüísticos. Muchos no lo hacen por motivos o expectativas laborales sino por deseo de saber.

Este estudio es importante para mí pues deseo potenciar el estudio de estos idiomas en la zona de acción del Consulado Honorífico, y con ellos el interés por España y Latinoamérica. Con el castellano será relativamente fácil. Potenciando la presencia empresarial española por un lado y comunicando la importancia del mundo hispanohablante se puede conseguir aumentar ese interés.

Para el catalán y el vasco, estoy en contacto con los Institutos Llull y Etxepare. Dado que no tiene aún sentido la apertura de lectorados en la Universidad de Timisoara, quiero al menos realizar seminarios y otras actividades culturales, para lo que sé que cuento con el apoyo de los lectores de Szeged. Estas actividades empezarán en 2014.

Dicho esto, no será gracias a esta acción que se enseñe catalán por primera vez en Timisoara. Existe ya un centro que lo enseña, Active Learning, con cuatro alumnos, y la promoción del mismo viene de la mano del dueño, el profesor Jorge González, con un vídeo que empieza al pulsar sobre la senyera: http://www.activelearningtimisoara.com/

Agradezco mucho la ayuda de todos los profesores mencionados al dedicar tiempo a contestar mis preguntas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: